Afectaciones

Para el pueblo Kággaba, expresar, desde la propia visión, las afectaciones causadas a nuestro Territorio y a nuestra Cultura, tiene importancia si el Estado colombiano establece, entiende y asume las necesarias conexiones con los factores históricos que han intervenido tanto el territorio ancestral como la realización de los propósitos de la cultura y los derechos fundamentales, y que, a pesar del paso del tiempo y de los aparentes avances, siguen ocurriendo a través de prácticas sistemáticas de imposición económica, social, política y cultural en las que incurre por acción u omisión.

 

Desde la perspectiva del Pueblo Indígena Kággaba, volver a hacer un recuento de esta historia de las dinámicas que han causado los daños y afectaciones, y de los daños y afectaciones mismas, es una tarea inútil y desgastante si éstos no se reconocen, si no se atiende a los factores que las han ocasionado y, sobre todo, si los sujetos causantes, no asumen sus responsabilidaes de dichos daños. “Este recuento nos dará poca montaña, pero nos acerca para hablar de cómo se debe conservar”.contaminacion

Por lo anterior, al recontar nuevamente estos antecedentes, resulta imperativo identificar los responsables y las responsabilidades en los daños ocasionados, ya que, desde la visión tradicional, para que se encuentren soluciones y se reestablezca la armonía es necesario que exista el o los doliente(s), algunos de los cuales pueden ser el Estado, o los Gobiernos locales, las empresas, las personas, los inversionistas, e incluso las mismas normas. Reconocer los factores que han influido en el estado actual del paisaje y la realidad y condiciones hoy de todos los elementos de la naturaleza, los animales, las plantas, el aire, el agua, los suelos, las lluvias, los ríos, las piedras, las montañas y las comunidades, permitirá mayores precisiones para entender lo que pasa y definir y organizar el manejo más adecuado del Territorio.

En el año 2009, la Corte Constitucional colombiana profirió el Auto 004 para evidenciar la situación de enorme gravedad que por causa del conflicto armado, afecta de manera diferencial los derechos fundamentales de los pueblos indígenas (Derecho de Origen y su consecuente mandato de conservar, proteger y permanecer de los ritos y ceremonias en cumplimiento de la Ley de Origen que contiene el orden colectivo, individual y de la naturaleza), provocando situaciones de desplazamiento y de exterminio físico y cultural. La Corte ordenó entonces, la formulación y puesta en marcha de un Programa de Garantías Políticas para la supervivencia de los 32 de los pueblos indígenas de Colombia.

El pueblo Kággaba aún espera su puesta en marcha