Las Mujeres en la Cultura Kággaba

Entrevista a Santiago Sauna

–Autoridad Mayor

 

“La Mujer no es como un objeto que lo tenemos ahí en la casa, no es para tenerlas apartada y beneficiarse de ellas. Las mujeres en nuestra cultura Kággaba son y representan la Madre Jaba Sé, por eso mismo ellas son las que siempre están más adelante que los hombres, como centro y fuerza de poder.

 

Cuando se hace reunión de Mama, autoridades, o la comunidad, primero se hace la consulta a la Madre, preguntamos qué dice para saber qué información nos da. La Madre nos permite estar bien, nos aconseja, nos saca de los problemas, es la guía de vivir, por eso mismo la tierra,  lluvia, lagunas, mar, son todas una Madre. 

Las autoridades y Mama siempre van a estar basados y concentrados desde la Madre, quien les da el poder de ejercer el conocimiento ancestral, la fuerza para mover  y crecer de acuerdo con el orden de la naturaleza. Con ella es posible hacer los trabajos tradicionales para las cosechas, los animales, las casas, para hacer los bautizos, la entrega del poporo, y cuidar los ezwama y todo el territorio ancestral.

Por eso donde están los cerros, los árboles, que representan las autoridades, los hombres, siempre está un agua, una Madre, una Jaba, que le da la energía para que ese cerro tenga vida, es la que permite reestablecer las afectaciones al cerro,  a los árboles y da la visión de hacer las cosas bien.

Maltratar o lastimar a las mujeres, en nuestra cultura, es igual que hacerlo con la Madre tierra y Madre agua, los insultos y golpes a las mujeres empieza a causar daños a los ríos, el agua en general se empieza a secar y el conocimiento ancestral se empieza a perder. Al afectar las aguas como contaminarlas, cambiar su curso, represarlas, utilizarlas mal, es como matar a la Madre, de ahí viene el calentamiento de la tierra, la sequía, la deshidratación de los cerros y las enfermedades de las mujeres y niñas.

Siempre debemos estar pagando espiritualmente,  saneando y curando a las lagunas, a los ríos y a la tierra, prevenir y reparar todo el dolor y sufrimiento de las mujeres, y ellas a su vez también deben cuidarse, no maltratarse a sí mismas, porque ellas están conectadas a las lagunas y esa relación es la que permite que fluya la fuerza vital de la naturaleza.

La Madre Universal, Jaba Sé,  crece y se desarrolla en las mujeres: en una niña se están recreando todos los principios de Origen de la vida, es el momento en que se está rejuveneciendo la Madre, está renaciendo la sabiduría, la enseñanza de la Madre, se está fortaleciendo el conocimiento ancestral, su cuerpo es lo más sagrado, de ahí que violar una niña es atentar contra la vida de toda la naturaleza.”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *